Hay una tendencia general hacia permitir menor cantidad de automóviles en los centros urbanos. Esto significa una mayor demanda para capacidad de transporte, sin aumentar el estrés del medio ambiente. La necesidad de zonas de seguridad, zonas silenciosas, áreas sin emisiones e incluso terminales internas ya es una realidad. Volvo tiene una oferta completa que incluye todo lo que una ciudad necesita para comenzar

EL SILENCIO ES ORO

El desafío del ruido está teniendo cada vez más relevancia en la agenda de prácticamente todas las ciudades. Los efectos en la salud pública están bien documentados y también hay una mayor preocupación por los costos considerables relacionados con la reducción del ruido. Con los autobuses eléctricos, las emisiones de ruido se reducen, así como la necesidad de implementar soluciones.

GESTIÓN DE ZONAS

En las áreas urbanas densas no se pueden permitir todos los tipos de tráfico. Por motivos de ruido, emisiones y seguridad en general, se aplican restricciones en zonas definidas o en puntos específicos. En Volvo estamos listos para compartir nuestra experiencia y para ofrecer las herramientas comprobadas necesarias para gestionar estas zonas.

BAJO CONSUMO DE ENERGÍA

Con los autobuses eléctricos e híbridos el costo de combustible se reduce considerablemente en relación con un autobús diésel regular. La conducción eléctrica es mucho más eficiente que la combustión y, además, la energía se recupera constantemente al frenar y conducir cuesta abajo. ¿Puede darse el lujo de no cambiarse a lo eléctrico?

SIN FÓSILES NO ES SUFICIENTE

En las áreas urbanas densas no se pueden permitir todos los tipos de tráfico. Pero con el Volvo 7900 Eléctrico puede ingresar a zonas silenciosas, zonas de seguridad, áreas sin emisiones e incluso parar en terminales internas. Otras supuestas soluciones sin fósiles, como los motores a biogás, no son una opción viable cuando no se pueden tolerar los escapes y el ruido.